Escribe mejor: Cuando el “muy” no es “mucho” mejor

Para esta entrada, nos enfocaremos en una pequeña palabra, pero que puede hacerse notar demasiado, afear un escrito, ser mal utilizada o simplemente en muchas ocasiones es hasta innecesaria: la palabra MUY.

 

¿Qué significa?

muy, adverbio

No la confundas con Mucho

En algunas regiones las personas confunden el término, dándole el mismo valor a MUCHO, que no es lo mismo. Lo cual este es uno de los errores que debemos evitar en la buena redacción.

La definición de la palabra mucho, por la RAE, es bastante amplia: la que resumiremos como: que indica abundancia, exceden a lo ordinario, denota ponderación, elevación numérica, exceden tiempo… etc.; pero ninguna se aplica a las definiciones que se dan a la palabra “muy”.

Es por lo tanto, un error confundir dichos términos, que queda como una errata de escritura o lenguaje expresiones tales como:

—¿Estás cansado?
—Sí, muy. ->No podemos decirlo de esa manera, aunque está sea una expresión coloquial sigue siendo un error.) No usamos la palabra Muy sola. Necesita estar con un adjetivo o adverbio.

Respuesta correcta:

—Sí, mucho.  o   —Sí, muy cansado. (Necesitas agregar el adjetivo aunque suene repetitivo.)

—No le hables, está mucho enojada… (lo correcto es muy enojada.)

MUY se emplea mayormente como adverbio. Hay solo una forma de la palabra muy. No tiene forma masculina o femenina ni tampoco forma singular o plural. Contrario a mucho, que si puede cambiar de forma: mucho, muchos, mucha, muchas.

Muy + Adjetivo >> Normalmente usamos muy antes de un adjetivo para aumentarlo o añadir intensidad.

  • Tu hermano es muy guapo.

Muy + Adverbio >>A veces usamos muy antes de un adverbio

  • Me gusta comer muy despacio.

Mucho  es un adjetivo que se refiere a un sustantivo. Un adjetivo modifica, o describe, un sustantivo. Tiene que coincidir en género y en número con el sustantivo

Mucho + Sustantivo >> Mucho normalmente va antes de un sustantivo.

  • Tengo muchos sueños que realizar.

Verbo + mucho >> A veces mucho funciona como un adverbio, en este caso refiriéndose al verbo, a la acción realizada.

  • Estoy muy satisfecho, he comido mucho.

La abundancia no ayuda

En el hablar cotidiano, utilizamos muchas muletas, dejes que nos sirven de sostén para ayudar a terminar una oración, pero también hacemos uso de las palabras repetidas, que no aportan nada a la conversación. Muchas veces, trasladamos estos errores del habla a nuestra forma de escribir. Debemos evitar introducir esas expresiones en nuestros escritos.

Ya hemos leído en el cuadro superior, que las palabras con uso de muy, tienen como sinónimo extremadamente, o el sufijo -ísimo. En lugar de escribir, muy pequeño, podríamos escribir, extremadamente pequeño o pequenísimo. Esto es siempre válido si nuestros escritos no sobreabundan los muy, porque las palabras terminadas en -ísimo podrán ser igualmente notorias, como lo son aquellas con adverbios terminados en -mente.

Nuestro idioma es uno de los más amplios, con muchas expresiones específicas para determinado significado. Uno de los errores que notan los editores es la falta de riqueza del vocabulario. Siendo el uso de “muy” uno de los que ellos detectan como pereza del lenguaje (yo la llamaría del autor). Así como se nos pide que evitemos el uso de palabras extranjeras si existe una palabra en nuestro idioma, también debemos conocer las “otras” palabras que significan lo mismo.

Adjuntamos un cuadro con ochenta palabras, con uso de muy, y un sustituto que no sea un -mente o un -ísimo.

 

Repetimos, nuestro idioma tiene una riqueza léxica. Cada palabra tiene su espacio y lugar. No podemos volvernos tan rígidos de no desear usar una palabra X, porque a alguno se le ha ocurrido que no “suena” bonito, las palabras terminadas en -mente, o en -ísimo, no deben eliminarse, sino saberse usar. Así también la palabra muy, que será necesaria en un momento determinado y al usarla lo haremos como se debe. Como siempre, el lenguaje que es un ente que cambia, se modifica, pero debemos enriquecerlo haciendo el uso correcto de nuestro maravilloso idioma.

¡Nos leemos!

***

NOTA: Si este trabajo te ha servido de algo, te ha parecido interesante o crees que puede ser de utilidad a alguien más, te ruego que lo compartas en tus redes sociales. Con ello se valora el tiempo y esfuerzo invertido en el estudio, preparación de este trabajo. Tu apoyo es fundamental para seguir creciendo. Si tienes una duda o un tema en particular que te gustaría tener información, no vaciles en ofrecerme tus sugerencias. Te invito a suscribirte a mis redes sociales. Un abrazo de gratitud.

 

 


2 respuestas a “Escribe mejor: Cuando el “muy” no es “mucho” mejor

Tienes algo en mente... déjalo salir, compártelo.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s