Agujeros en las tramas (Plot Holes): Qué son, cómo evitarlos y solucionarlos

Lo usual es siempre hacer una entrada inspirada en algo que me ha pasado. Esta vez no tengo el deseo de explayarme, ni contar cómo surgió la idea; pero si resumo el tema es que ya lo han leído en el título de esta entrada.

Durante mucho tiempo, yo les llamaba “incoherencias”, hasta que descubrí que tiene un nombre asignado, algunos le llaman Agujeros de trama,  Hoyos de argumentación o los Plot Holes. Para esta entrada usaré el término Agujero de trama.

 

Cortesia de BBC Imagens

Analicemos, entonces ¿Qué son los agujeros de trama?

Según Wikipedia: «En la ficción, un agujero de la trama, es una brecha o incoherencia en una historia que va en contra del flujo de la lógica establecida por la misma en la historia. Tales incoherencias incluyen cosas como eventos ilógicos o imposibles y declaraciones o eventos que contradicen los eventos anteriores en la historia. El término también se aplica más libremente a los “cabos sueltos” en una trama: elementos de la historia con líneas laterales que permanecen sin resolver al final de la trama.»

Para el lector es: ¿Qué pasó con la carta misteriosa que tenía el abogado? ¿De dónde salió ese tío que le heredó esa fortuna? ¿No es que era la hermana muerta y ahora es la tía perdida?… etc., y las preguntas que el lector no satisface, no encuentra lógica, y/o se pierde con las explicaciones o la falta de ellas por parte del autor.

En el lenguaje del escritor, es cuando éste ha dejado en su historia una brecha o inconsistencia que crea una contradicción/duda que no puede aceptarse con ninguna explicación. Estos se ven como parches en una historia y el autor debe evitarlos si desea una historia creíble y realista. Sin embargo, común en algunos géneros como la fantasía y el horror, entre otros, los huecos en la trama son más aceptables, para mantener al lector ignorante de ciertos acontecimientos de forma consciente por parte del autor, pero cuando es una errata del escritor, el lector no suele perdonarlos.

Cómo se traduce esto en un escrito. veamos ejemplos.

Voy a asumir que la mayoría de ustedes vieron la Saga de The Matrix, para poder usarla como ejemplo (si no la han visto, advierto que hay spoilers): Esta película de ciencia ficción, nos abre la posibilidad de reconocer que no vivimos en un mundo real, sino uno ficticio. Se expone que hace muchos años atrás, las maquinas se rebelaron contra la humanidad. Para tratar de vencerlos, los hombres idearon que si estos no recibían más luz solar, su fuente de energía, serían vencidos. Más ellas de alguna manera lograron capturar a los humanos, e instalarlos en unas plantas especiales, algunos desde su nacimiento, para que la bio-energía nuestra, les sirviera a ellos como nueva fuente de poder. La finalidad de la Matrix no era sino una realidad virtual filtrada a esos seres humanos que no se veían esclavizados, sino viviendo una vida normal como cualquier mortal. Una vez que eres rescatado de la Matrix, solo puedes “reingresar” a la misma a través de insertarte un cable conector directo al cerebro, en una silla especial, y que el Operador, te envíe a la Matrix según algunas coordenadas; para salir del mundo virtual, debes hacerlo usando un teléfono y llamando al Operador. La incoherencia con respecto a esto es el personaje de Cypher en Matrix Reloaded, quien a cambio de una nueva identidad dentro de la “Matrix” traiciona a sus amigos con uno de los agentes  Smith. La pregunta es: ¿Cómo logro infiltrarse solo a la Matrix sin la ayuda de nadie (insertarse ese tuvo siempre se vio doloroso y “asistido”) y sin un operador que lo enviará al lugar correcto; asumiendo que podía crear de antemano las coordenadas…? ¿Cómo salió de Matrix sin llamar al Operador? El espectador caprichoso, puede sacar una lista larga de las incoherencias en la saga; pero por ahora, nos quedamos con este único ejemplo.

Un ejemplo ficticio, en una novela, sería: La historia que trata de unos ladrones medievales (sí, esa época que le gusta a tanta gente), que son testigos de que Lord Selphych ha traicionado al Rey, secuestrando a la princesa, con el fin de matarla en medio del bosque. Uno de los ladrones la reconoce y sabe que vale más viva que muerta; por lo que la rescatan. La trama es, regresar a la princesa al palacio y evitar que el Lord los encuentre en el camino y los mate a todos.  Ya con esto podemos ver que existen muchas incoherencias; para empezar, ¿Cuánto pueden tardar en llegar del punto A al punto B? Una mañana, un día, una semana… ¿Cómo y cuando se entera el Lord que ellos la han salvado y que irán a dejarla sana y salva al castillo del rey? ¿Por qué unos ladrones, que seguro hay precio por su cabeza, rescatarían altruistamente a la princesa?

Con una trama tan simple, se pueden encontrar una serie de incoherencias. Cuánto no más con tramas más complejas, que pueden hacer caer al autor en un rosario de agujeros de trama que arruinarán su historia. Por ello, es necesario, que siempre se tome en serio la “pre” escritura, es decir, crear la trama y tomar nota de ello, así como  todas las subtramas que nuestros escritos van a desarrollar.

Puntos a considerar:

  • Clara estructura del argumento: debemos tener las ideas claras de sobre qué va la historia. En nuestra mente existe, el principio, el medio y el final. No es que sepamos toda la historia, ya que muchos la desarrollan mientras escriben; pero si tenemos la línea clara sobre qué, cuándo, quiénes, cómo, y porqué ocurren los sucesos en la historia, y el final de todos ellos.
  • Notas y más notas: para crear la estructura del argumento, necesitaremos hacer uso de las fichas. Un borrador de la idea principal puede ser un buen arranque. Mientras más personajes tenga la historia, con subtramas anudados a la historia principal, más información deberemos tener a mano. Es importante resaltar aquellos datos importantes dentro de las tramas, y desarrollar concienzudamente la introducción, el nudo y el desenlace de las escenas/capítulos/novela en si mismos.
  • Claridad y fluidez: uno de los errores de la escritura extensa, o  aquella complicada, es saber amalgamar toda la información. Si bien son necesarias las élipsis o flashbacks, la narración informativa (evitemos el infodomping), y la trama propia de la historia, todo debe fluir de forma natural. Explicar en exceso es tan malo, como no explicar nada; por lo que la claridad es fundamental para que lo que escribimos llegue al lector sin demasiado adorno o la carencia de información necesaria.
  • Credibilidad y realismo: sin importar si nuestro género es realista, de ciencia ficción o fantasía, no podemos hacer uso del Deux Ex Machina, como el rompimiento de leyes físicas sin una justificación creíble. La información contenida debe ser coherente con los tiempos y la historia. La preparación de la creación los mundos es indispensable, por lo que la investigación es un paso que no se puede saltar.
  • Fidelidad a la historia y al personaje: cuando rompemos ese círculo es muy fácil caer en los agujeros de trama. Tanto la historia, como los personajes, no pueden romper su propia naturaleza. Es muy recomendable las fichas de personaje, en donde anotaremos las intenciones y motivaciones de cada uno, así teniendo en mente esto, será más difícil salir de ese parámetro.
  • El final coherente: si no tenemos una historia lineal, es muy probable decepcionar al lector si durante todo el trayecto de la trama, para que el final no sea congruente con todo lo relatado.

Estos consejos son útiles cuando estamos en la pre-escritura, nos servirán para adelantar un paso a tratar de evitar dejar agujeros de trama, si tenemos un plan trazado. Pero muchos de nosotros, ya tenemos proyectos escritos y finalizados, así como otros que están en proceso de escritura, desarrollando la trama con muchos capítulos avanzados.

Qué hacer para solventar los agujeros de trama o argumento en un escrito en proceso o concluido

Ante todo calma. Todo lo que escribimos, debemos considerarlo “borrador”. El proceso de corrección es también parte del proceso de escritura, y no debemos temer llegar a ese punto. Muchos no contamos con un editor que cada tanto recibe una escena o un capítulo que nos pueda indicar qué debe ser modificado, así que nosotros mismos debemos ejercer esa función en muchos casos. Por lo que debemos considerar algunos puntos.

  • Identifica la causa: durante el proceso de re-lecturas, debes analizar si todo tiene una explicación. Tú conoces tu historia, no así el lector que llega a ese punto X. Si este punto en cuestión genera preguntas, estas deben de tener una respuesta lógica. Por ejemplo: Los ladrones que han rescatado a la princesa, se roban los caballos de los soldados que han matado; pero en otra escena, indicas que la princesa cabalga con el ladrón que la reconoció. ¿Por qué? ¿Llevan los otros caballos como alimento, como trueque o venta? ¿Desconfían que ella huya de ellos? ¿¡La princesa no sabe montar!? (aunque es parte de su educación aprender a hacerlo). —> Cada pregunta debe llevar del punto A al punto B. Si llevan los caballos como comida, trueque o venta significa que estarán muchos días viajando hasta llegar al reino. Esto debería responder a una pregunta previa entonces, porqué el Lord llevó tan lejos a la princesa para darle muerte, etc.
  • Identifica los hechos: las tramas que hemos escrito contienen escenas que para el lector tienen acciones ilógicas. Siguiendo nuestro ejemplo: Los ladrones han rescatado a la princesa y huyen con ella, escondiéndose en el bosque. En un punto, se dan cuenta que el Lord ha enviado a unos caza recompensas detrás de ellos por lo que se sienten atrapados. Es importante revelar al lector, de alguna manera, que uno de los soldados no murió, o previo a su muerte, dio aviso al Lord. En el caso de un narrador en primera persona, se deberá recurrir a una escena donde los ladrones se enteran de esto (digamos que el ladrón líder es quien relata), cuando un campesino desiste de comprarle el caballo porque sabe que son del Lord y que ha escuchado el rumor de los caza recompensas —> Volvemos a responder punto A a punto B. Este campesino es de fiar y por ello lo revela, o por su parte es uno que quiere la recompensa y desea tenderles una trampa, etc. Para el narrador omnisciente, se debe incluir una escena en donde ese soldado da parte a alguien que debe dar aviso al Lord de lo ocurrido. Siempre debes pensar en todos los escenarios posibles del porqué se toma esa decisión y no otra: es decir, ¿tienen conocimientos, recursos o ayuda que pueden usar para escapar? ¿Qué hace que el medioambiente sea tan ineludible? ¿Qué está haciendo el Lord para perseguirlos, pisarle los talones, pero NO dar aún con ellos? ¿Qué detiene a los caza recompensas? Con todas las preguntas existentes que hacen ese agujero en la trama, hay que elegir lo que debe ser cambiado, sea adicionando o incluso eliminando. Hasta llegar a la conclusión que esa situación es es la más indicada para la historia.
  • Adiciona lo que haga falta: Cuando el autor escribe sobre la jugada, es mucho más fácil realizar agujeros de trama, porque se concentra en “esa” escena y no en el todo de la historia. Es por ello que es muy importante que todo cuente. Cuando ya tienes algo escrito, la resolución de un conflicto “imposible”, debe de tener coherencia. Volvamos al ejemplo: el ladrón se separa de su grupo con la princesa y otro de sus compañeros; mientras los demás trataran de despistar a los caza recompensas. Hay una cueva que muchos creen está maldita, el que entra no sale, pero deciden atravesarla porque es el único camino. Lo primero que pensará el lector es qué una cueva no conduce a ninguna parte, pero descubre que si salen de ella, a un río, por lo que pensará es un Deux Ex Machina. Pero el autor, desea que su historia tenga una cueva, capricho, gusto, lo que sea.  El autor debe ser capaz de demostrarle al lector qué esa cueva fue una buena decisión, y que nuestro ladrón sabe lo qué hace. Digamos, porque ha sido anteriormente una ruta de escape que ellos han usado para huir de las autoridades, y la gente, por la mala fama de la misma. Sus grutas están marcadas, posee un mapa, o las conoce como la palma de su mano. Y su finalidad es llegar al río, donde ellos han escondido una barcaza que les servirá para avanzar más rápido que a caballo; además porque el Lord y sus cazadores no pueden seguir la pista sobre el agua. Esto sería mucho más creíble que encontrar la salida de sopetón, llegar a un río donde algún pescador ha dejado su barcaza amarrada en la orilla, mientras ha ido al baño… y como son ladrones, les es fácil robarla. Si te toca reescribir, adicionar información deberás hacerlo, ya sea como un dato previo en otra escena o la explicación del plan. Es posible que tenga que recorrer un largo camino, tenga que agregar grandes pasajes para dar a la solución una historia de fondo satisfactoria, pero hay muy pocas situaciones tan imposibles que no puedan explicarse.
  • Cuando no se puede explicar lo inexplicable: manos de tijera. Si existe una escena con un agujero de trama y no hay forma de arreglarlo, se debe considerar eliminar esa situación de su historia. Cuando el lector percibe un agujero en la trama, ve al escritor detrás de la historia, y comenzará a estar más atento, por lo que es poco probable que pueda volver a aceptar el mundo ficticio. Debes tomar esa escena o situación y reescribirla desde cero. Eliminar de raíz aquello que provoca el agujero de trama, elimina el problema. Tienes la oportunidad de reinventar diferentes opciones. Imaginemos, nuestro ladrón y compañía no entran a la cueva, se desvían por un sendero entre las montañas, mientras sus compañeros, sueltan a los caballos extras en otra dirección, a uno de ellos le han atado los guantes de la princesa para despistar. Mientras ellos retoman el camino hacia un punto de encuentro.
  • Cuando no se puede explicar lo inexplicable: distrae. Tal vez meterle tijera no sea algo que desee o pueda realmente hacer. Desea esa cueva, la necesita (porque en lugar de ser como Ali Babá y los cuarenta ladrones, se han visto orillados a refugiarse en ella, porque pese a la maldición, tuvieron que huir de unos campesinos que trataron de darles captura a sabiendas que ellos hasta ahí no los perseguirían), pero no sabes cómo resolver la imposibilidad de salir de un lugar “maldito”. Distrae al lector. ¿Cómo lo logra? evitando que siga buscando una respuesta lógica al ¿cómo? Creando otro conflicto-emocionante, que a su vez, conduzca a una resolución más aceptable para el lector, o también una explicación vaga adicionada con algo emocional, puede producir empatía. Veamos los escenarios: conflicto-emocionante. El ladrón, su compañero y la princesa, huyen de los campesinos, es ella que no conoce la leyenda quien entra primero, ellos pese a que lo saben, no pueden dejarla sola. Los campesinos discuten si entrar o no, desistiendo porque un ruido y un viento helado sale de la boca de la cueva. Adentro, ellos se pierden entre los pasadizos, buscando a la princesa hasta encontrarla en medio de la oscuridad. Valiéndose de las herramientas que llevan entre todos, encienden una antorcha en busca de otra salida, haciendo planes de escape o enfrentarse a los hombres que les esperan afuera. Pasan las horas sin éxito, la cueva cada vez es más helada y oscura, y un viento desconocido les apaga la antorcha con un tremendo silbido. Descubren que hay un hilo de luz, al acercarse ven un agujero en la roca por donde el viento sopla, descubren que pueden salir de ahí, para enterarse que esa salida es una pendiente de tres metros de altura. Ahora el lector, no sentirá sino el conflicto que ellos están atravesando y los peligros que conlleva escapar por esa salida. (Y hay que sacarlos ahora de ese conflicto de forma creíble). En el escenario: empatía. Se deberá apelar a las emociones del lector, a aquellas cosas que damos por hecho, recurriendo por ejemplo a la fe, el destino, la intuición, las creencias, etc. Tenemos a nuestro grupo, huyendo de los campesinos. Los persiguen hasta la cueva, pero no entran a ella por las leyendas (ahí apelamos a las creencias de ese mundo). Los ladrones y la princesa, se adentran esperando que aquellos se marchen, pero siguen escuchando sus voces amenazadoras, por lo que buscan otra salida. Al no encontrarla, la princesa se asusta mucho, y lo único que se le ocurre es rezar (las creencias de ella), los ladrones incrédulos siguen buscando la forma de cómo salir por su propia cuenta. El líder sigue “sus instintos”, las pistas que la propia piedra le indica, está más firme, más caliente, hasta que ven una luz; por lo que logran salir de ahí…
  • Apóyese en la lectura de otros: En la medida que pueda, apóyese en lectores Beta. Preferiblemente aquellos que están acostumbrados a leer el genero de su trabajo. Un lector que sus libros favoritos sean los de Sherlock Holmes, no se creerá la magia de su mundo de fantasía, o el que lee realismo político, aceptará la rendición de una novela rosa. Busque el lector según su nicho, al estar más familiarizado con el género, le ayudará a detectar los agujeros en la trama y podrá sugerirle soluciones. Tenga confianza en el lector.

 

Por mi refranera tradicional familiar, apelaré al dicho; Mas vale prevenir que lamentar. En la medida que su historia sea lineal, que reconozca que los detalles cuentan, conocer a fondo la historia y a los personajes, junto a la investigación que es necesaria, todo el conjunto será un cinturón de seguridad. Cuando conocemos los peligros, tratamos de evitarlos, aunque los accidentes suelen suceder. Por lo que conocer qué hace un agujero de trama, nos ayudará a tratar de evitarlos; pero es muy probable que con esas revisiones concienzudas, encontremos algún bache en la historia; por lo que espero pueda recordar alguno de los consejos aquí detallados.

 

Espero que esta entrada le sea de utilidad, le inspire y motive a sacar lo mejor de usted, a que aprenda a dedicarle a esa pasión tan hermosa como son las letras. Siempre digo, que quien ama escribir, no puede dejar de hacerlo. Descubra su pasión, persiga sus sueños, y nunca ponga en su boca la expresión: No puedo.
Les invito a que nos cuente sobre sus experiencias en la caja de comentarios, será genial saber de ustedes.
Un abrazo y hasta la próxima. ¡Nos leemos!
***
NOTA: Si este trabajo le ha servido de algo, le ha parecido interesante o cree que puede ser de utilidad a alguien más, le ruego que lo comparta en sus redes sociales. Con ello se valora el tiempo y esfuerzo invertido en el estudio, preparación de este trabajo. Su apoyo es fundamental para seguir creciendo. Si tiene una duda o un tema en particular que le gustaría tener información, no vacile en ofrecerme sus sugerencias. Le invito a suscribirse a mis redes sociales. Un abrazo de gratitud.
Anuncios

2 respuestas a “Agujeros en las tramas (Plot Holes): Qué son, cómo evitarlos y solucionarlos

  1. Hola Marce,
    Me ha gustado tu entrada tiene consejos muy prácticos y bien explicados.
    La reflexión final de “mejor es prevenir que lamentar” es un consejo viejo pero buenísimo. Si planificamos bien en la fase de pre-escritura nos aseguraremos no caer en estos hoyos negros de las tramas. Que además hacen mucho daño a un historia pues como bien dices el lector se quedará decepcionado.
    Ya te lo he compartido con mis seguidores en instagram.
    Saluditos 😀

    Le gusta a 1 persona

Tienes algo en mente... déjalo salir, compártelo.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s