Nadie es perfecto, haz perfecto a tu personaje

Comenzó el mes de diciembre y noviembre también fue un mes con mucho que hacer. Sigo lideando con el factor tiempo: Responsabilidades y compromisos, tanto en manera personal como mi pasión por la escritura, incluído el blog.

Así que la alarma me ha ayudado a levantarme, un par de horas antes de mi horario habitual, para escribir esta entrada que espero les sea de utilidad.

Estaba leyendo algunos correos sobre formas y mejores maneras de escribir; porque quien quiere hacerlo bien, debe estudiar sobre técnicas para hacerlo mejor. Me llamó la atención uno que explicaba el mostrar y el contar. De todos es conocido ese consejo; y comencé a pensar en mis propios personajes. Y me di cuenta cuantas manías tienen.

Así que pensé: «nadie es perfecto», pero volver a un personaje la parodia de un defecto tampoco es recomendable. Ese torpe que siempre se tropieza, puede resultar cómico en una o dos escenas, pero que lo haga cada vez que aparece en una, se vuelve cansino.

Lo explicaba en una entrada anterior, los personajes deben de ser creíbles. Dotados de virtudes y defectos. No hacer de nuestra heroina una “Mary Sue”, y del antagonista un “satanás” en persona. Tanto uno como otro, deben poseer carácteristicas propias de la humanidad. (A no ser que sean realmente “ángeles y demonios”).

Tanto los personajes principales, como los secundarios deben manifestar inclinaciones a ambos lados, bueno y malo. Es muy fácil darle a nuestros protagónicos, cualidades que casi llegan a la divinidad; pero es importante transmir al lector defectos que los hagan ser émpaticos con ellos, a veces hasta sentir rechazo por las acciones cometidas. Los personajes secundiarios, sobre todo si tienen un rol de importancia dentro de la historia, es importante dotarlos de esa veracidad, tanto como se las damos a los protagónicos. La credibilidad de los personajes es fundamental, para lograr que el lector se identifique con la historia.

He buscado por todos lados en la web, y he condensado un listado de los «defectos (D), manías (M)» para nuestros personajes. Tómese en cuenta, qué intenciones tenemos al dotar de esta caracteristica a nuestros personajes. Si tal defecto o manía afecta o no al desarrollo de la historia, si éste es sólo para darle veracidad al personaje. Recordemos que abusar del recurso puede ser molesto para el lector; pero si damos pinceladas, podría “iluminar” aquello que se ha mostado un tanto sobrio.

Un listado parcial para considerar, ha aquí algunos “defectos y manías” que pueden aplicarse a cualquier personaje.

*Argumentación (D): No abusar de este defecto, ya que puede volver odioso al personaje.

*Morder lápices/bolígrafos (M): Esto debe tener coherencia, es decir que lo hace un estudiante, o una persona que trabaja en oficina, cuando tiene acceso a ese objeto.

*Culpar a otros (D): Realizarlo con sutileza es la mejor manera de crear ese defecto en un personaje, dotarlo de naturalidad. Hacerlo de forma pesada y constante, es sólo propio cuando deseamos crear una antipatía casi instantánea al lector.

*Comprador compulsivo (M): Puede ser usado tanto de manera problemática o dotarlo de  cierta comicidad al personaje. Hay que recordar que esto puede ser un hábito que acarrea consecuencias económicas, y siempre está asociado a carencias emocionales.

*“Cheating” o Engaños amorosos (D): Sea constante o esporádico, es un hábito que puede ser odiado o celebrado por determinadas personas. Si esto es llevado a cabo por el personaje principal nunca deberá considerarse sin consecuencias. Si es una característica de un personaje secundario, puede dársele o no la importancia relevante a la historia.

*Mascar tabaco (M): Una característica propia de ciertas personas, hay que tomar en cuenta el entorno del personaje; también la época. Muchos lo consideran un hábito desagradable. Aunque en épocas pasadas, se consideraba socialmente aceptable, tanto que vendían “escupideros” portátiles en oro, plata o cobre.

*Tomar prestado sin permiso (D): Dependiendo de la proximidad entre los personajes, esto puede ser un defecto o una muestra de confianza. Sin embargo, al hablar de defectos , se considera un abuso. Puede convertirse inclusive una manía ligera (llevarse los lápices del escritorio) hasta un defecto (meter la mano dentro de las gavetas para llevarse las cosas), a males mayores como el hurto.

*Tronarse los nudillos (M): Es una manía molesta, muy propia de personas nerviosas, impacientes o iracundas.

*Beber/Alcoholismo (D): El abuso indebido de las bebidas alcohólicas siempre tendrán consecuencias desagradables para el personaje que la padece. Ya sea por la reseca del día siguiente, así como en su vida personal, laboral.

*Mascar chicle (M): Este es casi un cliché que se suele usar en las personas “raras, muy jóvenes o estrafalarias”, la típica secretaria rubia voluptuosa. Romper el cliché, dotándole esa manía al director, el jefe o entrenador, la madre de familia o la abuela mientras teje.

*Abuso de la comida chatarra (M): Esto es muy típico entre los adolescentes y personas laborantes. El abuso de estas comidas, siempre tendrán consecuencias en el peso del personaje, a no ser que en definitiva, el metabolismo sea acelerado (algo que también debe de tener el personaje como característica). Comer en exceso, siempre traerá consecuencias en el peso y la salud de las personas.

*Olvidadizo (D): A todos nos pasa en alguna ocasión, pero volver este hábito un defecto en un personaje, debe de considerarse si el mismo aporta o no a la historia. Tener un olvidadizo que únicamente es el personaje “torpe” sin que su defecto tenga relevancia en la historia, es mero decorado y no valdría la pena desgastar tiempo y energía en ello.

*Juegos de azar (D): Al igual que las bebidas alcohólicas, esto puede tener consecuencias desastrosas en quien lo sufre.

*Crujir los dientes/sonar mandíbula (M): Son manías aprendidas, por lo general es manifestada por personas impacientes, nerviosas o coléricas. Esta manía debe ir anudada a otros comportamientos del personaje.

*Impaciencia (D): No hay nada más desesperante, (para mí), que una persona con esta característica. Es muy habitual que ese comportamiento altere a otros si es constante y se manifiesta verbalmente a través de quejas.

*Quejas/Críticas (D): Es un defecto molesto. La forma en cómo se le plantee al personaje, hará que sea más o menos llevadero al lector. Mientras más sea un hábito, menos agraciado será el personaje que lo practica.

*Interrupciones (D): Es usual en las personas impacientes. Hay que evitar usarlo en exceso, porque el lector lo percibe como muleta de escritura. En este caso, es preferible contar y no mostrar, para que la lectura no se torne lenta y cansada.

*Temperamento explosivo (D): Al igual que las adicciones, este comportamiento afectará al personaje, siempre deben existir consecuencias de este comportamiento, como en la vida real, como el distanciamiento de seres queridos o la pérdida de un empleo.

*Mentir (D): Dependiendo de la mentira, esta puede ser usada para crear tensión, comicidad, tensión. La mentira blanca, las exageraciones, la mentira con doble intención y alevosía, etc. El marco de este defecto es amplio.

*Morderse las uñas, picarse los ojos o tocarse la nariz (M): Son manías consideradas de mala educación.

*Falta de higiene (D) : Al igual que mascar cliché, este es un defecto que suele ser cliché. Pero en la vida real, ocurre “hasta en las mejores familias”.

*Indecisión (D): La falta de toma de decisiones, puede afectar a otros. Hay que tomar en cuenta las consecuencias de este defecto en el desarrollo de la historia. Si es una característica de un personaje secundario, no se debe abusar del recurso, si este no afecta de manera directa el desarrollo de la historia.

Y un largo etc., etc., etc.

¿Cuáles has usado para tus personajes? ¿Cuáles manías o defectos te parecen más raros?

Cuentanos tu propia experiencia, comparte con nosotros si usas alguno de estos, o algo fuera de esta breve lista. Así, aprendemos todos.

Que este día sea de productividad, ¡nos leemos!

 

 

 

 

Anuncios

3 thoughts on “Nadie es perfecto, haz perfecto a tu personaje

  1. Hola, KMarce:
    Muy puntual tu estudio.
    Siempre me encuentro con notas muy prolijas y bien fundamentadas. Gracias por ellas.
    Mis mejores augurios para estas fiestas y para todo el curso del 2017. Un abrazo.

    Me gusta

Tienes algo en mente... déjalo salir, compartelo.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s