Quieres escribir… Olvídate del Word

Recuerdo la primera vez que escribí un cuento, a los seis años ingresé a la escuela primaria, a medio año ya escribíamos lo bastante decente, y en el examen de español nos pidieron escribir un cuento: El espacio era pequeño, así que con nuestros escasos conocimientos deberíamos idear una breve historia.

Fotografia de Edfungus desde allfreedownloan.com
Fotografia de Edfungus desde allfreedownloan.com

Yo escribí acerca de un oso, (porque amo a los animales) que pensaba, sentía y hablaba, típica inspiración de las caricaturas de la época, él la pasaba mal y se sentía solo, pero un oso más pequeño se convierte en su amigo y entonces ya se sintió muy feliz. Fin.
Aquello me fascinó. Aunque ya tenía en mente ser escritora desde que aprendí a leer: “Mi mamá me ama” en mi segundo día de clases, no tenía ni la más remota idea cómo escribir apropiadamente.
Con el pasar de los años, me hice de un buen diccionario, un libro de redacción, el cual adoraba, y una buena cantidad de cuadernos y lápices. Y escribía todo el día, hasta llegar al punto de deformar mi dedo con la forma del bolígrafo y no estoy mintiendo sobre esto (aun tengo ese dedo raro).

Siendo mi padre un comprador compulsivo, se hizo de cinco máquinas de escribir. Así que me la pasaba teclea y teclea a la queja de todos, así que escribia a lápiz el borrador. Con el tiempo busqué una profesión y trabajo; cuando años después renuncié a mi trabajo, decidí comprar una computadora. Mi idea principal era: Escribir.  Compré una con un procesador de 254K y 1G de memoria. ¡Una maravilla para mí! Y muchas cajas de discos de 4.5. Así que empecé a pasar mis escritos a la PC a través del Word Perfect.

Foto de dominio publico desde allfreedownloan.com
Foto de dominio publico desde allfreedownloan.com

Pero seamos sinceros, que “Word” no es un sino solo un procesador de texto, pensado más para trabajos de “oficina”. No fue pensado para un escritor. Para mí, ahora es tan obsoleto como continuar escribiendo en papel. Aunque se le han añadido algunas herramientas, como correctores gramaticales.

text_editors- by francisco farias jr

¿Por qué mi desdén con estos métodos? Una serie de puntos, que en durante mi experiencia me frustró.
Pese a que usé este método por mucho tiempo, al escribir en papel, es espantoso y horrible equivocarse. Llenas tus escritos con manchones o ese liquido blanco. Y detesto eso, así que arrancaba las páginas de mi cuaderno y volvía a escribir en limpio, pero tenía que mantener la continuidad, así que sacaba el resorte y metía literalmente la nueva página.
Word, permite borrar con facilidad, y re-acomodar, añadir o restar, tu idea. Pero hasta ahí. Pero no puedes llevar un control de lo que escribes, sobre todo si el texto es extenso como una novela. Me era frustrante, buscar la página 125 para “releer” algo que debía tener en mente para una escena posterior, y luego retornar a la página 423 y al empezar a escribir…”Oh, ya lo olvidé… damn!”
Cambié de método, escribir: Capitulo Uno, Dos, Tres, etc. guardaba cada uno en un archivo. Así que tenía muchas ventanas abiertas para poder leer y hacer la tarea más fácil. Pero luego era el copiar/pegar toda la historia… Moría cada vez que algo se me pegaba mal. Y las impresiones me eran horribles, porque siempre buscaba hacerlo al derecho y revés… sufría si una quedaba mal numerada. Adicional que debía de recurrir a los apuntes en mis cuadernos de notas, releer muchas veces algo importante o meritorio para la historia, y después nadar en medio de esos cientos de páginas para darme cuenta que al momento de leerlo, no era de mi agrado. Siempre se perdía algo.
Pero era lo único que tenía a mano.

Después de un tiempo, volví a conseguir un empleo… mismo que llegó a consumir entre doce y dieciocho horas de trabajo diario, y en épocas especiales, llegué hasta trabajar de corrido más de ¡cincuenta horas sin dormir! Amaba mi trabajo, pero no me daba respiro, ni nada. Olvidé escribir por años y años y años (llegué a pensar en nunca volvería a escribir). Hasta que decidí que era necesario retornar a mi familia, a quien nunca miraba despierta, los pocos días libres que solo quería dormir, así que decidí buscar algo más propio. Renuncié y me sentía muy feliz porque podría volver a escribir también.

¿Cómo empiezo? Y al usar el Word, me dí cuenta que volvería a pasar lo mismo de antes, me sentiría frustrada, desorientada y tiraría la toalla por no avanzar lo suficiente y en una manera que me satisfaciera. Así que por fin se me ocurrió darle otro uso al Internet y así tecleé: “Tools for writers… FREE” en el buscador y apareció una serie de páginas en donde empezar a deleitarme.

Bajé un programa que me pareció muy bueno, pero era en versión “prueba”; para mi mala suerte, no me preocupe en leer las limitaciones, para después de ocho horas de escritura continua, darme cuenta que no podía “guardar” el trabajo. No me permitía darle copy/paste para pegarlo de momento a Word… y tuve que dejar tres días encendida mi PC para no perder lo que había escrito mientras lo solucionaba. Que no era sino volver a escribir todo de regreso en el Word…saltando entre ese programa y el procesador de texto.

Existen una cantidad de recursos de forma gratuita, con limitaciones hasta que compras el programa oficial, y otros que son gratuitos tal cual. La lista es variada para encontrar uno de tu gusto.
¿Por qué un programa de escritura? Porque puedes trabajar en orden y sin que olvides o dejes nada por fuera.
Un programa de escritura es más que un procesador de texto. Te ayuda a mantener una serie de notas/fichas para que crees tu historia, te permite crear el perfil de tus personajes, algunos te permiten inclusive guardar fotografías de referencia, para tus personajes, locaciones, items/herramientas, puedes llevar un conteo de tus progresos de escritura por día, algunos traen diccionarios (un poco más difícil si son versiones en inglés, sin uno en español por “default”), puedes grabar en varios formatos, te es más fácil escribir escenas y capítulos; por ende es más fácil su ubicación, mantenerlos separados pero también en un formato condensado (novela/trabajo completo), y según cada versión contará con muchas herramientas de interés.

typing_text
Foto # 206112 desde allfreedownloan.com

Amé a Word en su momento, porque me dio la oportunidad de tener mis escritos en manera pulida, bajarlos en archivos y almacenarlos para la posteridad; pero todo evoluciona, antes se escribía en piedra, arcilla, pergaminos… después vino el papel, luego Word y ahora los programas de escritura. Estoy segura que cambiaré siempre que se me permita escribir de mejor manera y me resulte más fácil.
El tiempo en aprender un programa se compensa a la larga, ya que podrás invertir tu tiempo en la creatividad y no en lidiar con algo que te da más dolores de cabeza.

Foto de George Hodan desde allfreedownloan.com
Foto de George Hodan desde allfreedownloan.com

En la próxima entrada hablaré de los programas de escritura que puedes encontrar para facilitarte ese proceso. ¿Y tu, qué programas usas para escribir? Comenta tus experiencias.
¡Nos leemos!

Anuncios

8 thoughts on “Quieres escribir… Olvídate del Word

  1. Hola, amiga KMarce:
    Me encantó tu autobiograía de escritora. Casi puedo ver tu dedo chueco y los bollos de papel por el suelo.
    Mi historia es diferente. Yo no puedo decir que soy escritora, porque no aspiro a publicar a escala; Las editoriales me producen más nervios que el Word. Nunca escribo nada complicado, ni secuenciado. Generalmente, cuentos cortos , micros, o alguna reflexión ocasional. De modo que me las arreglo con word. Pero es interesante tu planteo para producir una novela.
    Te cuento que mi word press está dado de baja; no sé por qué sigue abriéndose, pero no tiene nada. Yo uso elblog quer visitaste cuando leíste la historia de Adán. La dirección es ahorayodigo.blogspot.com.
    te envío esta respuesta por gmail. Un abrazo.

    Le gusta a 1 persona

    1. Saludos por aqui también Beba. Gusto de saber que has leído la entrada de la semana. Por supuesto que el Word es perfecto para escribir algo sencillo, como un micro o algo que como dices, no tenga secuencias. A mi me funcionó por años, pero como lo mío es escribir a granel y con más complicaciones que una novela griega-mexicana, debí buscar alternativas. Sobre tu blog, quizá porque le dí “Seguir” pero da igual, le daré seguir a cada cosa que publiques, así que no te pierdo la pista. Un abrazo.

      Me gusta

  2. Hola!!

    Te he empezado a seguir desde Literautas 🙂 (allí soy karu)

    Pues yo soy mucho de escribir a mano, no me importar usar las hojas en sucio que hagan falta (no estaría mal usar una libreta de vez en cuando, jejeje) y ya cuando tengo el texto definitivo lo paso al Word. A mi de momento el Word me sirve, supongo porque, por ahora, mis textos, relatos, etc no son demasiado largos.

    Me gustaría poder dedicar más tiempo a la escritura, pero entre unas obligaciones y otras no me queda demasiado.

    También me gustaría escribir un libro, pero no me decido por el tema, ufff. Un mundo complicado, este, jejeje.

    Te invito a pasarte por mi blog y a comentar con libertad.

    Un saludo!!

    Nos leemos!! 🙂

    Me gusta

    1. ¡Saludos y bienvenida Karu!
      Durante mi niñez hice el mismo sistema, sacar todas las hojas limpias que quedaban de los cuadernos de mis hermanos y míos, les quitaba con cuidado el resorte y volvía a armar de nuevo todo. Y así seguí por años, tengo creo que unos veinticinco cuadernos de esos en mi clóset con un trabajo que hice a los dieciséis años. Luego mecanografiaba y literalmente mi idea era hacer un “libro”, asi que costuraba, literalmente, las hojas para luego pegarlas a un cartoncillo. ¡Que divinidad para mí!
      Creo que el metodo cuando uno inicia no importa, sino dedicar unos momentos a la escritura si es lo que se ama hacer. Con el tiempo, cambiamos y tomamos otras maneras, inclusive hasta nuestra forma de escribir.
      Yo amé escribir a mano, mi dedo “chueco” lo confirma, pero cuando escribes algo realmente largo o complicado, una PC es mejor. Y desde que cambié a un programa de escritura, siento que soy más productiva. El historial me indica que un día escribí mas de siete mil palabras…
      Traté de entrar a un concurso, pedían trescientas páginas y mi programa lo regula con palabras, así que decidí usar el Word de nuevo, pero no me sentía muy feliz… quizá por eso no terminé a tiempo (excusas, excusas).
      Espero que busques la próxima entrada, quizá hasta logre convencerte… 😛 Un abrazo, ¡Nos Leemos!

      Me gusta

    2. ¡Saludos y bienvenida Karu!
      Durante mi niñez hice el mismo sistema, sacar todas las hojas limpias que quedaban de los cuadernos de mis hermanos y míos, les quitaba con cuidado el resorte y volvía a armar de nuevo todo. Y así seguí por años, tengo creo que unos veinticinco cuadernos de esos en mi clóset con un trabajo que hice a los dieciséis años. Luego mecanografiaba y literalmente mi idea era hacer un “libro”, asi que costuraba, literalmente, las hojas para luego pegarlas a un cartoncillo. ¡Que divinidad para mí!
      Creo que el metodo cuando uno inicia no importa, sino dedicar unos momentos a la escritura si es lo que se ama hacer. Con el tiempo, cambiamos y tomamos otras maneras, inclusive hasta nuestra forma de escribir.
      Yo amé escribir a mano, mi dedo “chueco” lo confirma, pero cuando escribes algo realmente largo o complicado, una PC es mejor. Y desde que cambié a un programa de escritura, siento que soy más productiva. El historial me indica que un día escribí mas de siete mil palabras…
      Traté de entrar a un concurso, pedían trescientas páginas y mi programa lo regula con palabras, así que decidí usar el Word de nuevo, pero no me sentía muy feliz… quizá por eso no terminé a tiempo (excusas, excusas).
      Espero que busques la próxima entrada, quizá hasta logre convencerte… 😛 Un abrazo, ¡Nos Leemos!

      Me gusta

    1. Saludos José T:
      Bienvenido a mi espacio de nuevo. Me confieso que me pasó lo mismo, tenía el Word a mano y no fue sino hasta el año pasado que decidí cambiar de método, porque se me complicaba la vida. Pero desde que descubrí un programa de escritura, me olvidé por completo del Word. Y es que la vida ya tiene suficiente complicaciones y siendo que pese a que estoy en casa, cuidando a mi papá y hogar, el tiempo nunca ajusta. Hay que ver de donde se saca para todo, soy una persona de 440 Voltios, no me quedo nunca quieta… 😛
      Quizá te animes con lo que cuente en la próxima entrada. Un saludo cordial ¡NL!

      Me gusta

    2. Saludos José T:
      Bienvenido a mi espacio de nuevo. Me confieso que me pasó lo mismo, tenía el Word a mano y no fue sino hasta el año pasado que decidí cambiar de método, porque se me complicaba la vida. Pero desde que descubrí un programa de escritura, me olvidé por completo del Word. Y es que la vida ya tiene suficiente complicaciones y siendo que pese a que estoy en casa, cuidando a mi papá y hogar, el tiempo nunca ajusta. Hay que ver de donde se saca para todo, soy una persona de 440 Voltios, no me quedo nunca quieta… 😛
      Quizá te animes con lo que cuente en la próxima entrada. Un saludo cordial ¡NL!

      Le gusta a 1 persona

Tienes algo en mente... déjalo salir, compártelo.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s